¿En qué consiste y para quién es?

Son las intervenciones que consisten en reconstruir los senos de todas las mujeres a las que les falta uno o los dos pechos, ya sea a raíz de una intervención o por una falta de desarrollo (síndrome de Poland, Amastia). Los dos senos pueden ser reconstruidos, pero en general esto requerirá dos intervenciones operatorias. Estas intervenciones cuentan no solo con los progresos más recientes de la Cirugía Plástica sino que también con la experiencia de la Cirugía Estética.

¿Cómo se realiza?

La consulta preoperatoria

Durante ésta consulta usted podrá estudiar junto al cirujano cuál es la técnica que se adapta mejor a su caso particular. Luego podrá evaluar si existen tratamientos asociados a recomendar, en función no solo de la opinión del equipo que se ocupa de usted en el terreno de su enfermedad, sino que también del estado de su piel y de sus deseos personales : disponibilidad horaria, zonas que no quiere modificar, cicatrices suplementarias, etc. Se le explicarán todos los detalles de la técnica de esta cirugía estética y se le entregarán todos los documentos sobre la intervención. Podrá hacer todas las preguntas que desee.

Las técnicas operatorias

De manera muy simple, podemos distinguir las reconstrucciones con o sin aporte de piel o de músculo.

Si la piel restante es de buena calidad, con un volumen a reconstruir moderado (copa B o C), puede ser suficiente con una sola prótesis.

Aquí, la reconstrucción inmediata del seno derecho mediante un implante y el aumento del seno izquierdo según el pedido de la paciente. Queda reconstruir la areola.



Reconstrucción por prótesis simple, con symétrisation por aumento de volumen del pecho izquierdo

Si la piel y/o el músculo pectoral parecen tener una calidad no muy buena hará falta aportar tejidos de buena calidad: ya sea del músculo de la espalda (gran dorsal), solo o con piel, o eventualmente con un implante, si el volumen final no es suficiente.

Reconstrucción del seno izquierdo con colgajo del Gran Dorsal, músculo y piel e implante. La areola reconstruida estará tatuada por el color.


reconstrucción del seno derecho con colgajo del Gran Dorsal, músculo y piel e implante. La paciente no quiso realizar una reconstrucción de la areola. v


ya sea con piel y músculo del vientre (TRAM). En este caso, la prótesis es inútil.

Reconstrucción del seno derecho con colgajo de músculo y piel (Gran Recto del Abdomen). La paciente no deseó realizar la reconstrucción de la areola.


En lo que concierne a la reconstrucción únicamente mediante inyección de su grasa (lipofiling), se trata de una técnica muy interesante, pero que necesita varias intervenciones, ya que el volumen inyectado en cada sesión es de 150ml a 250ml aproximadamente, y no toda la grasa inyectada sobrevive. Ahora bien, si se la asocia con una prótesis, que aporte el volumen deseado, esto permite un resultado en general más natural con una mejora de la calidad de la piel.

mejor aspecto del seno reconstruido, luego de Lipofilling para mejorar la calidad del resultado.

Únicamente luego de completar el volumen se podrá simetrizar el seno restante y reconstruir la areola y el pezón.


¿Y después?

Deberá llevar un apósito. Los cuidados son en general muy simples. Pueden aparecer complicaciones; Locales: sin contar el riesgo de hematoma, suelen estar vinculadas a la mala calidad de la piel que puede cicatrizar mal y se ven acrecentadas en los fumadores, que deben dejarlo imperativamente. Generales: sin contar el riesgo de infección, ocurren rara vez. Las cicatrices varían según la técnica utilizada. En algunos casos pueden volverse hipertróficas, o queloides. Los “morados” o equimosis desaparecen en 8 a 15 días, de manera variable según la persona, los edemas o hinchazones se ven 10 o 20 días. Puede suceder que persista un flujo linfático durante algunas semanas, sobretodo con el colgajo del Gran Dorsal. Algunas veces, estas complicaciones pueden necesitar una intervención específica (Eventración luego de colgajo del vientre).

En la práctica

  • Cada caso es particular y tendrá una intervención adaptada. Las técnicas que se utilizaran serán diferentes según el paciente y se le explicarán en detalle.
  • La intervención se realiza bajo anestesia general. Se realizará un estudio general. Puede ser necesario prever una autotransfusión en el caso de colgajo, y prescribirle hierro antes de la operación
  • El post operación puede ser un poco doloroso, pero siempre se ofrecen tratamientos adaptados.
  • La hospitalización va de 48 horas por un implante simple a 4 a 6 días en los casos más importantes (TRAM)
  • Habrá que calcular 3 semanas (implantes) a 2 meses (colgajo) para retomar todas sus actividades.