LAS REDUCCIONES DEL VOLUMEN MAMARIO ¿EN QUÉ CONSISTE Y PARA QUIÉN ES?

Es la intervención de cirugía estética para todas las mujeres que tienen senos muy voluminosos. Estos provocan una molestia a la hora de vestirse, al practicar un deporte, pero además son los responsables de dolores, sobretodo en la espalda, por su peso y las malas posiciones que provocan. Todo esto sin contar la gran perturbación psicológica y por todo lo que toca al seno. v

FerAlbF


¿CÓMO SE REALIZA?

La consulta pre operatoria.

Durante esta consulta usted podrá precisar junto al cirujano qué volumen final desea conservar. La cubertura del Seguro Social es generalmente posible, bajo la condición de un peso mínimo a quitar (300 gr. por seno). Existen otros elementos a tener en cuenta: una diferencia de volumen entre los dos senos, el estado de la glándula (¿se pueden palpar nódulos eventuales? se prescribe sistemáticamente una verificación por mamografía y ecografía), la calidad de su piel, el diámetro de las areolas, etc.
Se le explicará en detalle en qué consiste ésta cirugía estética y podrá tener acceso a todos los documentos sobre la intervención. Además, podrá hacer todas las preguntas que desee.

Las técnicas operatorias.

La operación se realiza bajo anestesia general. Las técnicas y las cicatrices finales varían según el volumen a quitar. Habrá siempre una cicatriz circular alrededor de las areolas. En el caso de un volumen pequeño, con esta cicatriz puede ser suficiente. Generalmente es necesario agregarle una cicatriz vertical, debajo de la areola. En los volúmenes más importantes, la cicatriz se prolongará en el pliegue debajo del seno, es la clásica “ancla de marinero”.

Plastie mam schema
Sin embargo, según mi experiencia, todas las técnicas que privilegian una cicatriz corta parecen dar un resultado menos duradero en el tiempo, y una forma que no es siempre satisfactoria. Sin contar claro los senos poco voluminosos, para los cuales todas las técnicas serán eficaces.


¿Y después?

El paciente tendrá que llevar un apósito que solo podrá quitarse al cabo de algunos días. Los cuidados son simples: ducha, pomada cicatrizante y compresas de protección en un sostén adaptado. Las complicaciones son poco frecuentes. Pueden ser locales: sin contar el riesgo de hematoma, están sobretodo vinculadas a la mala calidad de la piel que puede cicatrizar mal y se ven acrecentadas en los fumadores; o bien generales: mas allá del riesgo de infección, ocurren rara vez. Las cicatrices en la mayoría de los casos se vuelven poco visibles a medida que pasa el tiempo. Algunas veces, pueden volverse hipertróficas, o queloides. Los “morados” o equimosis desaparecen a los 8 a 15 días, de manera variable según la persona. Los edemas o hinchazones se ven durante 10 a 20 días. El resultado final se obtiene a los 6 meses aproximadamente. Hace falta alrededor de 6 meses a 1 año para “olvidar” la intervención.

EN LA PRÁCTICA

  • Cada caso es particular y tendrá una intervención adaptada. Las técnicas que se utilizaran serán diferentes según el paciente.
  • La intervención se realiza bajo anestesia general.
  • Contrariamente a lo que se cree, el post operación es muy rara vez doloroso, sobretodo con sensaciones de tensión o de tirantez. Siempre se ofrecen tratamientos adaptados.
  • La hospitalización es de 24 a 48 hs, pero puede ser prolongada en los casos más importantes.
  • El paro de trabajo es, en principio, de 2 a 3 semanas. Hay que calcular 3 semanas a 1 mes para retomar todas sus actividades.